martes, 9 de agosto de 2011

Chrétien de Troyes - El cuento del grial

                                                                               
                                                                          
                                                                                    
                                                                                   
                                                                                           


(...)
-Sabed, pues, que habéis procedido muy mal. ¿Y visteis el grial?
-Sí, muy bien.
-¿Y quién lo llevaba?
-Una doncella.
-¿Y de dónde venía?
-De una cámara.
-¿Iba alguien delante del grial?
-Sí.
-¿Quién?
-Sólo dos pajes.
-¿Y qué llevaban en las manos?
-Candelabros llenos de candelas.
-¿Y quién venía después del grial?
-Otra doncella.
-¿Y qué llevaba?
-Un pequeño plato de plata.
-¿Preguntasteis a la gente adónde iban de este modo?
-Nunca me salió de mi boca.
-Peor que peor, válgame Dios. ¿Cómo os llamáis, amigo?

Y él, que no sabía su nombre, lo adivina y dice que se llamaba Perceval el Galés, y no sabe si dice verdad o no; pero decía la verdad, y no lo sabía. Y cuando la doncella lo oyó, se puso en pie ante él y le dijo como encolerizada:

-Tu nombre ha cambiado, buen amigo.

Chrétien de Troyes, Li contes del graal, por Martín de Riquer, El Acantilado,2003

2 comentarios:

ana dijo...

A nuestro Perceval que tanto le cuestan las preguntas adecuadas, que dice la verdad y no lo sabe... los cuentos del Grial tan llenos de preguntas y respuestas ocultas.
Son inagotables

un abrazo

Durandarte dijo...

Personaje fascinante. Decir la verdad sin saberlo y adivinar nuestro nombre. Creo que no hay tareas más apremiantes.

Otro abrazo para ti, ana.