domingo, 1 de septiembre de 2013

John Burnside - Sobre un tema de Lucrecio (II)


     
      
       
    
II

                       UNA ausencia

Aunque las cosas mueran
en su propio cumplirse,
la vieja piel a un lado,
desechada y hermosa:

una forma vacía
pero regida por la luna,
como el hueso
o el deshielo;

y si somos las encarnadas
y mortales sombras de un alma
que gravita y discurre
bajo esta máscara

cotidiana, verdor
y deterioro nos obligan
a mirarnos el uno en el otro, aquí juntos
y dándonos la espalda, como amantes

incapaces de resistirse
a este flujo y reflujo: nuevos
animales, sin nada en la cabeza
excepto luz y aire,

las criaturas
de un súbito misterio,
que van con prisa
a lo difícil;




II

                     
                      AN absence.


Though each thing dies
into its own becoming,
the shed skin falling away,
still beautiful:

an empty form,
but governed by the moon,
like bone,
or thaw;

and if we are the fleshed
and perishable shadows of a soul
that shifts and slides
beneath this everyday

appearance, we are bound
by greenness and decay to see ourselves
each in the other, staying
and turning aside,

as lovers do, unable to resist
this ebb and flow:
new animals, with nothing in their minds
but light and air,

the creatures
of a sudden mystery,
who hurry on
towards the difficult;


John Burnside, Conjeturas y esperanza, trad. Jordi Doce, Pre-Textos, 2012

4 comentarios:

karmen blázquez dijo...

Qué maravilla Durandarte,sólo eso puedo decir, y a duras penas, pero quería darte las gracias por haberme descubierto a este poeta

abrazo
k

Durandarte dijo...


Karmen, vuelvo sobre el poema y sigue emocionándome; creo que se aproxima tanto y tan hermosamente al misterio.
Se divide en cuatro partes y el comienzo es una cita de Lucrecio: "Un cuerpo no puede dejar su naturaleza sin dejar de ser lo que era antes".

Abrazo.

ana dijo...

... sólo luz y aire

estremecedor poema, se aproxima tanto al misterio que lo mira a los ojos y se mantiene junto a él, dándose la espalda como amantes.

Gracias Durandarte por aproximarnos a esta maravilla.
Abrazos

Durandarte dijo...


Así es, Ana. Podemos estar equivocados (es más, lo estaremos), pero es un acercamiento pleno de intuición al despojamiento, al misterio y a lo difícil.

Abrazos