sábado, 20 de septiembre de 2008

Jorge Riechmann - Tanto abril en octubre






Tanto abril en octubre

«Cuando a la casa del lenguaje se le vuela el tejado y las palabras no guarecen, yo hablo»
Alejandra Pizarnik






1

Tanto dolor escrito en este cuerpo.
Tanta luz anegada en estos ojos claros.
La rosa es sin porqué
—ya lo sabías.
El dolor nunca tiene para qué.




2

En el hospital el tiempo es otro tiempo.
Sigue pautas distintas:
leche caliente a las cuatro y a las once,
desayuno a las nueve,
tantos medicamentos en vasitos de plástico,
tomar la tensión por la mañana y por la noche,
visita de los médicos a las diez más o menos,
la comida a la una, tan temprano...
Lo que desaparece es la impaciencia.
La habitación es un vagón de ferrocarril
y el tren no va a llegar a su destino
antes de tres semanas.
Una visita ha observado
que el Madrid que se ve desde este piso décimo
es un óleo de Antonio López.




3

Después de la mitoxantrona
orinas azul.
Cerca agoniza un muchacho
a quien han serrado la pierna en la cadera:
cercenada pesaba treinta y cinco kilos,
más peso que el resto de su cuerpo ahora.
Un mesmerizador lo hipnotiza
para que no quiera morir
aunque se muere.
Tú orinas un azul
contiguo a esa agonía.




4

Estas enfermedades se llevan muchas cosas.
Lo que queda
me atrevo a llamarlo esencial.
Por ejemplo: estás viva. Te amo.




5

El café con leche cuesta ochenta pesetas.
El zumo de naranja natural, doscientas.
Un litro y medio de agua
mineral cuesta ciento veinticinco.
El tratamiento —que paga
la Seguridad Social— de seis a ocho millones.




6

A veces he pensado que ya estabas muerta
y yo vivía alguna vida sin ti,
quizá con otra mujer.


La libertad de un duelo.
Me imagino releyendo los cuadernos de tu mano
escritos con esa letra que tú juzgabas tan fea.


Entonces me doy cuenta de que esa vida
es un pozo seco que en realidad no imagino
y no tendría que ver conmigo nada,
nada.





7

De pie detrás de ti
te rodeo la cintura con los brazos
mientras te inclinas para lavarte la cara
(esta mañana te desvaneciste
y volviste luego con un minuto de terror
sobre la lengua).
Te sostengo para que no caigas,
mi carne junto a tu carne.


Mientras estamos así
pienso en todas las veces que estuvimos así
pero mi carne dentro de tu carne
pero tu carne envolviendo mi carne.


Y de repente eres tú quien me estás sosteniendo
para que yo no caiga.





8

Sueñas
que queman por dentro a un caballo


y al día siguiente empieza la fiebre.





9

El tónico facial y la crema hidratante
hasta con treinta y nueve grados.
Hasta cuando eso representa más trabajo
que el de la jornada en que más hayas trabajado en tu vida.
Todo ese trabajo
para salvar la tersura de la piel


salvar la vida y el mundo
que hoy dependen de la tersura de la piel.





10

Un archipiélago de pequeñas estrellas de sangre
sobre los muslos.
Tienes sólo doce mil plaquetas hoy.
Han bautizado a tus estrellitas petequias.




11

Eres sagrada
Tu orina huele mal
eres sagrada
Se te cae el hermoso pelo negro
eres sagrada
Las piernas no te sostienen
eres sagrada
Las heridas no cicatrizan
eres sagrada
Sin morfina no aguantas las llagas de la boca
eres sagrada
eres sagrada
y por eso mañana baja la fiebre
baja la fiebre azul
empieza el día de tu restitución.




12

Ya pasó, ya pasó, y sólo quedan
los chiquillos jineteando sus mountain-bikes en el baldío
—más allá del aparcamiento, diminutos
desde la planta décima—
y esa gota de sangre sobre los cubiertos de plástico.


Jorge Riechmann, de El aprendizaje de lo inesperado. Antología personal
En www.cervantesvirtual.com

2 comentarios:

Viktor Gómez dijo...

Pocas prosas más lúcidas que las que defienden la ecología, el pensamiento crítico y la posibilidad de revisar lo utópico como medio y fin político. Y pocos poetas tan prolíficos (algo irregular, pero brillante en sus aciertos) en infatigables en su poetizar la historia, la vida, lo inacallable.

Riechmann es digno sucesor de Manuel Sacristan y brios traductor de Rene Char, a más de un poeta entre la vanguardia y el neorrealismo que abaja o sube, que vira, vira, vira, en espirales imprevisibles, en alquimia y en salto ontológico entre el desconsuelo y la esperanza utópica.

Un abrazo

Víktor

Durandarte dijo...

Creo que Riechmann da muestras de magnífico oficio cuando toca lidiar con una de las más difíciles pruebas de un poeta: comprometerse, sabiendo que la materia del poema es otra realidad, la verbal. Cuando se fracasa en esa tarea, se termina escribiendo un panfleto. En la mayoría de los textos de Riechmann esto no ocurre. Es más, otro buen puñado de ellos son, como apuntas, de lo más brillante y lúcido de los últimos años.

Salud

P.