sábado, 16 de julio de 2011

Enrique Vila-Matas - Dietario voluble

                                                                                                                      
                                                                                                                   
                                                                                                                               
                                                                                                                                                
                                                                                                                                                     

¿Quién tiene el bastón de Artaud? Cuando me preguntan por un supremo signo o imagen de la locura siempre pienso en ese bastón al que su dueño le hizo poner una puntera de hierro con la que golpeaba violentamente los adoquines de París para sacar chispas con él. Estaba el bastón cubierto de nudos y tenía doscientos millones de fibras y marqueterías de signos mágicos. Y Artaud le sacaba chispas porque decía que el bastón llevaba en el noveno nudo el signo mágico del rayo y que el número nueve siempre fue la cifra de la destrucción a través del fuego. Artaud perdió ese bastón (que le regaló René Thomas) en su extraño viaje a Irlanda, lo perdió tras una reyerta frente al Jesuit College de Dublín. ¿Quién tiene el Santo Grial de la locura? ¿Quién se quedó con el bastón de Artaud? Me gustaría escribir una novela en la que alguien viaja a Dublín para investigar el paradero del bastón de Artaud. ¿Quién tiene, señores, el bastón de Artaud, ese bastón que es el eje central de la locura en Occidente?

Enrique Vila-Matas, Dietario voluble, Anagrama, 2008

2 comentarios:

ana dijo...

Para encontrar ese Grial, Parsifal tendrá que preguntar por las heridas- nudos que le chispeaban a Artaud
un abrazo
anamaría

Durandarte dijo...

Formular las preguntas precisas frente al bastón-grial. A todos nos incumbe.

Saludos afectuosos