sábado, 4 de febrero de 2012

Wislawa Szymborska - Un relato empezado

                
             
                
                   
Para el nacimiento de un niño
el mundo nunca está preparado.

Nuestras naves no han regresado de Vinlandia.
El paso de San Gotardo está por cruzar.
Habrá que burlar la guardia del desierto de Thor,
abrir camino hasta el centro de Varsovia por las alcantarillas,
buscar acceso al rey Haraldo el Pella
y esperar la caída del ministro Fouché.
Sólo en Acapulco
volveremos a empezar.

Se nos ha agotado la reserva de vendajes,
de fósforos, argumentos, prensas hidráulicas y agua.
No tenemos camiones ni el apoyo de los Ming.
Con este jamelgo no sobornaremos al sheriff.
Por ahora, sin noticias de los cautivos del Khan.
Nos urge una nueva cueva más cálida para el invierno
y alguien que conozca la lengua harari.

No sabemos quién en Nínive es de confianza,
qué condiciones propondrá el cardenal duque,
qué nombres yacen aún en el cajón de Beria.
Dicen que Carlos Martel atacará  mañana.
Así las cosas, aplaquemos a Kéops,
alistémonos voluntarios,
cambiemos de religión,
finjamos ser los amigos del dux
y no tener relación alguna con la tribu de Kwabe.

Se acerca la hora de encender las fogatas.
Mandemos aviso telegráfico a la abuela de Zabierzów.
Desanudemos las correas de la yurta.

Ojalá el parto sea fácil
y el niño crezca sano.
Que sea a veces feliz
y salve a saltos los abismos.
Que su corazón tenga aguante
y su mente vigile y alcance a ver lejos.

Pero no tan lejos
como para ver el futuro.
Ahorradle este don, poderes celestiales.

Wislawa Szymborska, Paisaje con grano de arena, trad. Ana María Moix, Lumen, 2009

2 comentarios:

ana dijo...

Tampoco estamos preparados para la muerte de un poeta.
Miro en ese magnífico poema , como nacemos a todas las realidades, toda la historia y todos los hechos se nos vienen encima, nacemos a todo lo que otros han sido, tal vez, con la muerte pase algo similar, nos sumergimos en ese universo caótico de lo humano.
Gracias por traernos a Szymborska, Durandarte, siempre tan delicado en lo que escoges...
un fuerte abrazo desde Nínive
anamaría

Durandarte dijo...

Anamaria, es uno de mis poemas favoritos de Szymborska. El catálogo de aventuras que despliega es delicioso, y el milagro de la supervivencia en el corazón de la incertidumbre, un recordatorio muy poderoso.


Abrazo y homenaje para los amigos del Dux.