domingo, 3 de marzo de 2013

Rubén Darío - Metempsicosis

        
         
          
          
         
Yo fui soldado que durmió en el lecho
de Cleopatra la reina. Su blancura
y su mirada astral y omnipotente.
           Eso fue todo.

¡Oh mirada! ¡oh blancura! y ¡oh aquel lecho
en que estaba radiante la blancura!
¡Oh la rosa marmórea omnipotente!
           Eso fue todo.

Y crujió su espinazo por mi brazo,
y yo, liberto, hice olvidar a Antonio
(¡oh el lecho y la mirada y la blancura!)
           Eso fue todo.

Yo, Rufo Galo, fui soldado, y sangre
tuve de Galia, y la imperial becerra
me dio un minuto audaz de su capricho.
           Eso fue todo.

¿Por qué en aquel espasmo las tenazas
de mis dedos de bronce no apretaron
el cuello de la blanca reina en broma?
           Eso fue todo.

Yo fui llevado a Egipto. La cadena
tuve al pescuezo. Fui comido un día
por los perros. Mi nombre, Rufo Galo.
           Eso fue todo.


Rubén Darío, Páginas escogidas, Cátedra, 1988