viernes, 31 de diciembre de 2010

Juan-Eduardo Cirlot - El libro de Cartago






Oh, Baal. ¿Quién soy yo? Soy un barquero que ha llegado de otra edad; que ha regresado de otras islas, que ha navegado sin creer en la realidad de la aniquilación de las costas patriarcales. He visto las puertas arruinadas, llenas de topacios; he visto los palacios calcinados y en mis ojos sus muertes sonreían como yo te sonrío a ti.

Juan-Eduardo Cirlot, El libro de Cartago, Igitur, 1998

4 comentarios:

karmen blázquez dijo...

Cirlot, como Kafka, generan a sus precursores,a Cartago lo ha fundado Cirlot
Porqué la sonrisa es el gesto de la que no tiene rostro o todo es su rostro?

En esta noche especial de San Silvestre,querido Durandarte,te deseo que el año sea benéfico, recibe un fuerte abrazo
k

Durandarte dijo...

Cirlot para el círculo y el cierre.

Totalmente de acuerdo con tu afirmación: Cartago fue fundado varias veces: Cirlot, Flaubert.

Sin embargo, sólo Cirlot puede demandar, "¿Eres verdaderamente cartaginesa?".

Otro abrazo para ti.

ana dijo...

...las puertas arruinadas, llenas de topacios...epicentro de un temblor que sube de los pies hasta los ojos

Gracias por los estremecimientos que escoges

Felicidades nuevas para este año,

anamaría

Durandarte dijo...

Muchas gracias a ti, anamaría, por tu lectura.

Feliz año.