sábado, 8 de enero de 2011

Yves Bonnefoy - Que este mundo permanezca







V


Que este mundo permanezca,
Que las palabras no sean
Un día estas osamentas
Grises, que habrán picoteado


Gritando, disputándoselas,
Dispersándose,
Los pájaros, nuestra noche
En la luz.

Que este mundo permanezca
Como cesa el tiempo
Cuando lavamos la herida
Del niño que llora,

Y cuando volvemos
A la habitación sombría
Vemos que duerme en paz,
Noche, pero luz.



Que ce monde demeure,
Que les mots ne soient pas
Un jour ces ossements
Gris, qu'auront becquetés,

Criant, se disputant,
Se dispersant,
Les oiseaux, notre nuit
Dans la lumière.

Que ce monde demeure
Comme cesse le temps
Quand on lave la plaie
De l'enfant qui pleure.

Et lorsque l'on revient
Dans la chambre sombre
On voit qu'il dort en paix,
Nuit, mais lumière.


Yves Bonnefoy, de Tarea de esperanza. Antología poética, trad. Arturo Carrera, Pre-textos, 2007

4 comentarios:

ana dijo...

No se por qué este poema me ha llevado a la chambre del poema de Rimbaud "Les étrennes des orphelins". Tal vez ante esa llamada a que este mundo permanezca
he terminado sintiendo la orfandad y nuestro destino de palabras picoteadas.

saludos,
anamaría

Durandarte dijo...

No recordaba ese poema temprano de Rimbaud. Es cierto: están el niño, la habitación y la sensación de desamparo. Pero este Rimbaud es aún romántico; algo que no se puede permitir Bonnefoy.
Gracias por conectarlos.

Saludos

ana dijo...

Me da la impresión que aun este Rimbaud temprano, tenía un romanticismo algo "envenenado"... No es en lo romántico donde Rimbaud y Bonnefoy me dejan huérfana.Por lo demás, de acuerdo con su respuesta.
Gracias a Ud.
saludos,
anamaría

Durandarte dijo...

Todo lo romántico que pueda ser alguien que inmediatamente dinamita lo que aún quedaba de ese movimiento.

Saludos, anamaría